Indudablemente todos sabemos que Santiago del Estero es una noble y hermosa provincia que está enduendada de leyendas y llena de creencias, costumbres, vidalas, danzas. Cada uno de sus pobladores tiene una historia que contar, como ser la aparición de la “mujer de blanco”, “el alma mula”, “la salamanca”, además de los detalles y supersticiones de la “telesita”, “el kakuy”, “el crespín” entre otras. Son cuestiones que no todos sabemos si son o no verdaderas, pero existen comentarios, relatos y afirmaciones de que las apariciones son reales.

Santiago del Estero no solo es sinónimo de alabanzas, rezabailes y músicos salamanqueros, sino también de un abanico de costumbres y tradiciones que caracterizan a cada uno de los habitantes. Tal es el caso de la famosa siesta santiagueña, el delicioso mate, los domingos acompañados de asados, chipacos, tortillas, la familia y por supuesto, el folklore. También son hábitos conocidos el llevar a los chicos a los juegos infantiles en el parque, con sus juguetes y, en épocas de viento, el infaltable barrilete. Una región colmada de leyendas milenarias que hasta el día de hoy, nos cautivan cuando las escuchamos de parte de nuestros abuelos, tíos y demás.

Sinceramente, Santiago del Estero es un lugar que no lo cambiaría por nada. Es una provincia con personas que mantienen la esencia, el respeto, la solidaridad, la honestidad. Creo que todos encaramos para un futuro próspero y para ello, debemos estar y trabajar juntos.

¿Vos cambiarías a Santiago del Estero por otra provincia? ¿Te gustaría seguir escuchando esas historias ancestrales? Esas historias, esas leyendas y esas costumbres, son las que nos identifican a todos los santiagueños.

Etiquetas: otros, santiago

Vistas: 770

Responde a esto

PUBLICIDAD

Facebook

TWITTER